jueves, 20 de abril de 2017

Creernos más listos que nadie

Hola. Lo primero agradecer las preguntas y correos preguntándome por mi pequeño silencio temporal en el blog. Ha sido, sobre todo, la falta de tiempo por una sucesión de sucesos familiares que me consumen casi toda mi energía, corazón y cabeza. 

También siento que me he exprimido al 100% en estos dos años, que me he vaciado dándoos lo mejor que tenía y que ahora quizá necesite un tiempo escuchando y leyendo a otros. Bueno, por falta de tiempo más lo primero que lo segundo. 

Sabéis que lo que hago en este blog no es dar nueva información bursátil sino intentar aplicar pensamiento lateral y contrarian a las noticias que se suelen suceder, sin manipularlas e intentado ser el primero en cuestionarme mis propias conclusiones. NO SE TRATA DE SER MÁS LISTO QUE NADIE. Sí me gustaría ser el primero en escucharos lo mucho que tenéis que decir y que enseñarme. 

En estos meses de parón del blog he aprovechado para oír bastantes conferencias de gestores de inversiones y de economistas, generalmente en YouTube, como ruido de fondo mientras hacía otra cosa. Y una de las conclusiones que saco es que muchos de ellos se creen muy listos por haber conseguido buenas rentabilidades, y dan buenos consejos, pero que no están en posesión de la verdad absoluta. A todos ellos le ha favorecido, en menor o mayor medida, la suerte. Y desde el acierto han construído sus propias teorías. Yo, como no soy ningún gurú ni afamado gestor de inversiones, no tengo ese problema. Pero me intento aplicar el cuento para, desde la suerte de algún pequeño comentario acertado, no construirme mi propia teoría. 

Lo poco que he leído de la comunidad estos meses veo que rezuma buenas noticias. Es lógico, los índices suben y las empresas en las que hemos invertido se revalorizan día a día. Suben sus beneficios, con ello su valor y también su precio. Pero también me parece comprobar que no es oro todo lo que reluce...Por ejemplo, mirad su nivel de endeudamiento. La subida de tipos parece lejana, pero llegará tarde o temprano. 

En fin, queridos lectores. Os pido perdón por haber estado unos meses sin publicar ni daros explicaciones. Es cierto que no tengo periodicidad definida y que es ahora cuando el usar de la flexibilidad que me da un blog me es más útil. Si escribiera en un medio periódico ya me habrían despedido, aunque no cobrara nada. Pero os debía algún tipo de comentario. 

Espero las vacaciones de verano como agua de mayo. Quizá este año sea al revés y es en los meses de paron estival del blog cuando saco algo de tiempo para escribir. Quién sabe...

Un abrazo de todo corazón

Julio

martes, 31 de enero de 2017

Las malas prácticas tienen consecuencias

Llevamos desde hace unos días una cascada de noticias, como un banco tras otro deciden dejarse de mandangas y abonar, a cada cliente hipotecado, lo pagado de más por la clausula suelo. Sin poner excusas, sin hacer recortes. Con intereses y todo. Y a iniciativa del propio banco.

Pero a esta situación no se ha llegado sin esfuerzo y sin sufrimiento. Para empezar, las miles de acciones judiciales de los propios interesados, en todas las instancias nacionales y europeas. Hasta Bruselas ha llegado el clamor de los clientes tan injustamente tratados por estas entidades. Lógicamente, el Gobierno intervino para poder orden e impedir que se colapse la justicia. Les ha sugerido a los bancos que sean diligentes y que se dejen de excusas. Lo que estos días han decidido los dos bancos nacionalizados es toda una declaración de intenciones. Mientras hablaba el presidente de Bankia, daba la impresión de que en cualquier momento se paraba y empezaba a soltar billetes a los interesados. Parece increíble, pero a esto hemos llegado.

Pero los bancos no son tontos. Saben que estaban perdiendo juicio tras juicio por las clausulas suelo y que, encima, les condenaban en costas. Por tanto, aprendieron la lección y han decidido tomar ellos la iniciativa y no acudir a los tribunales. Habrán pensado que ya está bien de pagar las minutas de los miles de abogados de sus clientes hipotecados.

Por otro lado, esto supone un duro varapalo en sus cuentas. Pero lo asumen en un año de recuperación y crecimiento. Mucho mejor que hacerlo así que en un año de vacas flacas. Y no es mucho dinero, comparativamente, y se lo pueden permitir. Desde luego, mucho menos que los pufos inmobiliarios que aparecieron en sus balances después del estallido de la burbuja inmobiliaria (pufos que ahora afloran en POPULAR, por ejemplo).

Pero no era éste el motivo de la reflexión. El acercamiento que quiero hacer al tema es el del título del post: las malas prácticas bancarias, o comerciales, o políticas, o de lo que sea, suelen pasar factura. Antes o después. 

Si se creían que podían utilizar su posición ventajosa, en connivencia con constructoras y promotores inmobiliarios, con el visto bueno de ayuntamientos y comunidades autónomas (hay que recordar que la mayoría de las clausulas suelo las pusieron cajas de ahorros que hoy en día están absorvidas por bancos. Y esas cajas de ahorro estaban controladas por las comunidades autónomas), sin luego asumir las consecuencias, estaban muy equivocados. Al final, los pecados salen a la luz y las malas prácticas se vuelven contra los que las utilizaron. No hay crimen sin castigo, al menos en economía, ni error sin consecuencia. Y ahora les estalló en sus manos y deben resolver la patata caliente.

Apliquémonos en cuento si estamos en el mundo de los negocios. Al final lo mal hecho se sabrá. Y el que lo haya realizado, deberá pagar por ello.

En fin, no quiero parecer aquí el que conjura las diez plagas bíblicas. Pero tengo que reconocer que me alegro mucho por lo que está pasando y espero que los bancos devuelvan hasta el último céntimo y, además, con intereses.

Si alguno está en esa situación y ya ha cobrado o espera hacerlo, me alegro mucho por él. Eso sí, con ese dinero que se cuide mucho de repetir errores y "apostar" por los bancos. Es un consejo, nada más.

Un abrazo muy fuerte a todos

Julio

viernes, 20 de enero de 2017

El IBEX en manos extranjeras

La semana pasada salió la noticia de que, por vez primera, más del 50% del capital de las empresas del IBEX 35 estaba en manos extranjeras. Este tema tiene relevancia y sabéis que me gusta dedicar un tiempo a seguir documentándome y a la reflexión personal antes de tratarlo en el blog. Pero me parece un dato lo suficientemente importante como para no pasarlo por alto. Y veremos que tiene consecuencias para nuestra operativa.

Pensar que los capitales se mueven únicamente en el mundo buscando la sóla rentabilidad, sin más factores a tener en cuenta, es un poco ingenuo. Está claro que la rentabilidad es un punto importante, pero también lo es el riesgo. Y este está muy asociado a la "marca país". Y en esta percepción influye la situación económica, política, social, institucional, etc. Y también entran en juego, a veces, sentimientos que podríamos llamar "patrióticos" por definirlos de alguna forma. Estos últimos están jugando y jugarán un papel en el BREXIT del Reino Unido. Aunque con limitaciones. Uno está dispuesto a tolerar una menor rentabilidad y un mayor riesgo por invertir en su país hasta cierto punto, está claro.

Pues bien, el que el IBEX 35 esté mayoritariamente en manos extranjeras supone, desde mi punto de vista, un mayor riesgo de volatilidad para la bolsa española. Ese plus "patriótico", o "nativo" o como lo queramos llamar que hace que un inversor esté dispuesto a aguantar "carros y carretas" desaparece totalmente en los fondos foráneos que lo único que quieren es rentabilidad al menor riesgo posible.

Por tanto, si nuestra cartera está muy cargada de empresas del IBEX, cosa que no me parece mal e incluso puede ser algo natural para los que vivimos dentro de la piel de toro, necesitamos de elementos estabilizadores para evitar o disminuir esa volatilidad. Volatilidad, está claro, que no es mala de por sí y que para los que vamos a largo tiene también ventajas porque nos permite comprar más barato. Pero puede tener importantes efectos en la economía esa volatilidad en la entrada y salida de capitales, haciendo a las empresas muy dependientes de los mismos. Y al país en general también. 

La única manera de "defendernos" en este caso es, paradójicamente, no invertir más en el IBEX, sino invertir fuera, en lugares y naciones que estén descicladas respecto a España. E invertir fuera lleva trabajo y cuesta esfuerzo. Pero merece la pena.

En fin, hoy es la toma de de posesión de Trump. Veremos qué nos depara con su discurso y sus primeras acciones, aunque habrá que esperar por lo menos 100 días para ver por donde van los tiros. Y, en cualquier caso, los efectos económicos de algunas de sus probables decisiones tardará años en notarse, quizá cuando él ya no esté en el poder. Es lo que tienen los populismos...

Un abrazo

Julio



jueves, 12 de enero de 2017

Los populismos de derechas darán oportunidades de compra

Hola. Lo primero, Feliz Año Nuevo a todos. Creo que durante 2017 no os libraréis fácilmente de mí, aunque quizá sí veáis un menor ritmo de mis entradas. Lo importante es que nos veamos y charlemos de vez en cuando...

Comienzo con la entrada. En economía parece que todo da igual, que no importa tener más o menos déficit, que no importa estar dentro o fuera de una zona de libre comercio, una regulación bancaria seria, seguridad jurídica o una clase media solvente. Para los populismos parece que todo es lo mismo. Y en un primer momento las circunstancias les dan la razón, ya que la economía se mueve muy lentamente y muchos efectos se notan por causas sobrevenidas muchos años antes. 

Hoy me gustaría reflexionar sobre los populismos de derechas más importantes que tenemos ahora en el hemisferio occidental, que son los republicanos norteamericanos con el "efecto Trump" y los tories británicos con su "brexit significa brexit". Ambos los lideran partidos de derechas, conservadores y cristianodemócratas. Y al que le extrañe que exista un populismo de derechas, es que todavía tiene que documentarse un poco más en esto de la política.

Y estos dos (nuevos, pero antiguos) populismos van a crear distorsiones en el mercado que ocasionarán, antes o después, ocasiones de compra de empresas en bolsa.

Veamos más despacio cada uno de estos casos:

1. En el caso norteamericano, el futuro presidente Donald Trump ya ha dejado claro que la época de la movilidad de bienes y de personas (inmigración legal e ilegal) en el hemisferio norte americano se ha acabado. Lo primero quiere dificultarlo con un proteccionismo a ultranza que incluye las tasas a la importación o, por lo menos, la amenaza de esas tasas. Es quizá más efectiva la simple amenaza, ya que el imponerlas lleva a romper formalmente la zona de librecomercio NAFTA, con todo lo que ello significa. Respecto a la movilidad de personas, la quiere impedir completamente, al menos la emigración ilegal, mediante la construcción de un muro físico. 

Ambas barreras tendrán consecuencias en el sector manufacturero USA, que tiene, como en todas las economías desarrolladas, un crítico problema de costes. El no poder reducir estos costes, bien sea deslocalizando fábricas o importando mano de obra barata llevará a aumentar su ineficiencia general y dificultará sus exportaciones. Por tanto, habrá ocasiones de compra futuras en este sector. Es mejor esperar unos años a que afloren y, en ese momento, buscar un buen momento para comprar.

También la subida del dolar dificultará las exportaciones, en este caso de todos los sectores. No sé si alguno de vosotros se acuerda de la era REAGAN: frente a un auge económico inicial, llegó un lento declive que desembocó en una crisis económica que se solventó con devaluaciones y mejora de la eficiencia tecnológica. Fue el resurgir en la era CLINTON.

2. En el caso británico, la pérdida de acceso al mercado único va a hacer que los efectos sobre la economía sean mucho más patentes en poco tiempo. Mucho más tiempo llevará el que aflore la pérdida de talento por la deslocalización de empresas no manufactureras o por los previstos obstáculos a la inmigración de trabajadores cualificados. Noticias como que se pondrá una tasa a las empresas que contraten a no británicos no hace más que confirmarme en la sospecha de que la radicalización en sus posturas va a llevarles, más pronto que tarde, a un declive económico y a la depresión. 

En este caso, las oportunidades de compra serán generales, amparadas por una libra devaluada y unas empresas con actividad económica en contracción. Sólo hay que ser paciente y esperar...

Bueno, esta es mi opinión, un poco descarnada. La dejo para el debate.

Un abrazo

Julio


miércoles, 21 de diciembre de 2016

Feliz Navidad y Próspero Año 2017

Desde el blog os deseo unas felices Fiestas a todos, entrañables y en familia. 
A los que las pasaréis en países lejanos, vayan con vosotros mis mejores deseos.
Continuaremos en 2017. Nos volveremos a ver en un pis-pas
GRACIAS A TODOS
Julio

jueves, 15 de diciembre de 2016

Objetivos de ahorro y de inversión 2017

Hola. Hoy quería hablaros de que sería interesante irse poniendo unos objetivos de ahorro y de inversión para el nuevo año que comienza. Se van acercando las Navidades y con ellas el Año Nuevo. No sé si todavía es pronto para hacer balance de 2016 (yo lo suelo hacer varios meses después con la declaración de la renta), pero sí es momento de ponerse unos objetivos para 2017.

Lo primero que habréis notado, en el título, es que diferencio completamente ahorro de inversión. Ya hemos visto en otras entradas que no es lo mismo aunque mucha gente lo confunde. Se creen que ahorrando invierten y están muy equivocados. También lo están aquellos de nuestra Comunidad que al invertir, ahorran, gran error del que ya hablamos en la pasada entrada.

Hoy me gustaría lanzar a la palestra qué aspectos deberíamos tener en cuenta para ponernos, en primer lugar, un objetivo de AHORRO. Partiríamos de la siguiente información:

- Ingresos netos ordinarios anuales
- Gastos ordinarios anuales
- Estado del fondo de contingencia (FOC)

A partir de aquí, somos capaces de hacer una primera estimación del dinero que nos queda para ahorrar, para invertir, y para reponer el fondo de contingencia. Este fondo no tiene nada que ver con la liquidez que vamos acumulando para futuras compras de acciones. El FOC tiene que estar dimensionado para cubrir los gastos anuales inesperados que se puedan producir en nuestra vida (por ejemplo, rotura del alternador de nuestro coche si ya tiene más de 10 años, rotura de la lavadora o frigorífico si tiene más de 8, enfermedad de una semana con descuento de sueldo mía o de mi conyuge, etc. Según la situación y necesidades de cada uno). Una vez dimensionado correctamente el FOC hay que reservar un dinero para recargarlo y que alcance ese nivel. Este punto es complejo, es una tarea muy personal y es tan malo pasarse como quedarse corto. No quiero comentar aquí el instrumento financiero donde deberemos tener el FOC, ya lo hice en una entrada anterior:
http://futuroybolsa.blogspot.com.es/2016/04/los-cuatro-fondos.html

Después tendremos como resultante el dinero que podemos ahorrar. De aquí deduciremos cuánto reservaremos anualmente para gastos previstos: entrada para una vivienda, reforma de nuestra casa, sustitución del coche, estudios de los hijos en otra ciudad, viaje de placer por aniversario, etc, etc, etc. A lo mejor el gasto lo quiero hacer en 2020, pero voy ahorrando todos los años para ese momento. El ahorro NO PUEDE ESTAR EN BOLSA. Bajo ningún concepto.

Y una vez descontado el ahorro, nos quedará el dinero disponible para INVERSIÓN. Y, según vayamos agrupándolo y "paquetizándolo" en cantidades de 1000, 1500, 2000, 3000 Eur lo iremos invirtiendo por oleadas. Con tranquilidad, sin que nos queme el dinero en el banco. Sólo compraremos cuando estemos a gusto con la empresa y el precio de compra. Nunca por impulsos.

Bueno, pues ahora, de la teoría a la práctica. Paso a poner tres ejemplos de mi invención (cantidades en euros):

1.Persona sola
-Ingresos netos 25.000
-Gastos ordinarios: 15.000
-FOC a 31-12-2016: 3.500
-Nivel objetivo del FOC: 5.000
-Ahorro 2017: 5.000
-Inversión 2017: 3.500

2. Pareja con hijos jóvenes
-Ingresos netos: 50.000
-Gastos ordinarios: 30.000
-FOC a 31-12-2016: 5.000
-Nivel objetivo del FOC: 10.000
-Ahorro 2017: 7.500
-Inversión 2017: 7.500

3. Pareja con hijos mayores
-Ingresos netos: 70.000
-Gastos ordinarios: 40.000
-FOC a 31-12-2016: 7.500
-Nivel objetivo del FOC: 15.000
-Ahorro 2017:10.000
-Inversión 2017: 12.500

Bueno, he puesto tres ejemplos que no cubren todos los casos, y con sueldos, en general, tirando a generosos para lo que hay hoy día. Y hay muchas cosas discutibles, como es el nivel objetivo del FOC. Ahí entra la casuística personal, nuestro carácter, y mil condicionantes que cada uno pueda tener.

La cosa es que nos pongamos unos objetivos, que sepamos diferenciar y clarificar los conceptos y que disfrutemos de la vida. Estos son presupuestos, lineas de acción, no partidas inflexibles. Ningún presupuesto que se precie es inflexible...

Bueno, sigamos hablando y discutiéndolo...

Un abrazo

Julio 



viernes, 9 de diciembre de 2016

Cambio continuo de estrategia: me levanto B&H, en el almuerzo ya soy Value, meriendo con el Trading, en la cena invierto en Derivados y al acostarme monto una SICAV (Parte II)

La segunda parte de esta entrada me gustaría dedicarla a intentar profundizar un poco en lo que significa verdaderamente el LARGO PLAZO en la inversión en bolsa. Suele ser un concepto muy manido, muy utilizado y pocas veces comprendido a fondo. Nos podemos llegar a creer que significa una cosa que luego es diferente, con importantes matices, de lo que quiere decir tal o cual analista, blogger o comentarista económico.

A diferencia de otras veces, voy a intentar describirlo desde un punto de vista negativo, esto es, decir qué no es el largo plazo, desde un punto de vista bursátil, para que nos hagamos una idea de lo que sí es:

- El largo plazo no es un periodo de tiempo concreto. No son 5, 10, 15, 20, 25, 30 o más años.
- El largo plazo no es lo opuesto al corto plazo.
- El largo plazo no está en relación con nuestras sensaciones o con nuestras ilusiones.
- El largo plazo no es el mismo para dos valores distintos
- El largo plazo no es en el único periodo en el que es rentable una inversión.
- El largo plazo no tiene nada que ver con el ahorro
- El largo plazo no tiene como objetivo principal preservar el capital
- El largo plazo no requiere de unos conocimientos avanzados en bolsa
- El largo plazo no supone olvidarse de la inversión
- El largo plazo no nos hace ricos, a pesar del interés compuesto.
- El largo plazo no es inmune a una catástrofe económica de país

Bueno, pues ahora pasaré a comentar y argumentar estas afirmaciones. Lo primero, decir que están referidas, unicamente, a inversión en bolsa.

Cuando digo que no abarca un periodo de tiempo concreto, lo que quiero señalar es que es un concepto ambiguo. Tiene varias acepciones. Se puede aplicar a 10 o 30 años indistintamente. Pero sí es común, a todas las acepciones, que debe pasar, por lo menos, UN CICLO INVERSOR COMPLETO. Es la famosa curva del ciclo de los pollos, de la que hemos hablado en otras entradas.

Además, no es un concepto opuesto al corto plazo ya que aparece otro concepto aún más ambiguo como el MEDIO PLAZO. Podría darse la paradoja de que en un ciclo inversor de 12 años, corto plazo sean 11 años y largo plazo sean 12, con el ciclo completo.

Una inversión no está en el largo plazo porque nos hayamos olvidado de ella o ya no esté en primera fila de nuestras empresas favoritas. Podríamos pensar que como ya no la tengo en mente ha roto la frontera del largo plazo y ya la puedo vender en cualquier momento. No es así. Largo plazo, con frecuencia, son muuuuuchos años para una empresa concreta. Pueden ser 20 o más. En cambio para otra pueden ser 5. Depende.

También debemos ser conscientes de que hay gente que gana dinero con el corto plazo, esto es, vendiendo antes de que se cierre el ciclo para una empresa. Quizá los "paquetes" como nosotros no lo conseguimos, pero sí hay mucha gente que vive de ello. No tanto como parece, pero hay gente. No menospreciemos otras formas de hacer rentable una inversión.

Hay gente que ahorra para una casa, un coche, etc y piensa: "como aun me faltan varios años, voy a meterlo en bolsa a largo plazo y seguro que cuando lo retire le sacaré un buen dinerillo". Error. Uno de los principios de la inversión a largo plazo es que NUNCA sabremos por anticipado cuando se va a cerrar el ciclo y cuando podremos retirar el dinero con jugosas plusvalías. 

El largo plazo está para ganar dinero, mucho dinero. Para preservar el capital existen otras estrategias mejores que la inversión directa en acciones. Y menos complejas.

El largo plazo no requiere saber análisis técnico avanzado, pero sí tener unos mínimos conocimientos de análisis fundamental, para no confundir la velocidad con el tocino, esto es, las buenas con las malas empresas. Y esa formación está al alcance de todos a través de Internet. Pero sí requiere vigilar "nuestros cachorros", como los llama Pobre Pecador. Para rotar cartera, por si hay que hacerlo.

Y por último, no nos libra de una catástrofe de país, como le ha pasado a Grecia por los años de corrupción, despilfarro y populismo (por ese orden). O a Venezuela por el ascenso al poder de modelos económicos socialistas-populistas. O de una guerra civil. O de un cambio de moneda-hiperinflación, como pasó en Argentina. En fín, paro que se me pone mal cuerpo...

Espero haberos ayudado para que os hagáis una imagen personal de lo que significa el largo plazo. Como podéis ver es un tema complejo, del que todos hablamos y del que no es fácil concretar exactamente.

Mi inversión es B&H con compras "a contrarian". Y sin ventas, a menos de posible quiebra de la empresa o que se revalorice un 75% o 100%. A largo plazo. ¿Y la tuya?

Feliz finde

Un abrazo

Julio